Entradas

Desaire (inspirado en Roberto Juarroz)

Pienso que en este momento
tú no tienes nombre
no tienes rostro
no tienes cuerpo.
Así te prefiero: etérea, invisible
Para atravesar tu nube negra
cuando el día me pese violentamente
sobre el corazón.
En alguna parte había un hombre
pero tan sólo me quedan
los últimos colores
un vestigio de alguna caricia del pasado.
Hemos amado juntos tantas cosas
y yo ahora aquí,
en la nochedía del dolor
tan sin mí
que me está sobrando dios.

Palabras que acarician

En el naufragio de este milenio tus palabras me salvan

Juramento

Lo juro, no puedo olvidarte. De verdad, lo intento.
Lo intento pensando en otras cosas
O inventándome cosas para hacer.
Pero no hay caso.

No hay caso, porque hace rato
Que sos un fantasma.
No hay dudas de que todos,
Absolutamente todos,
Sabemos que estás ahí.

Pero hace mucho que los fantasmas
Dejaron de ser negocio en este mundo
O, mejor dicho, son el mejor negocio
De este mundo
Porque así, invisibles como son,
Algunos, pueden hacer
y deshacer a su antojo

Y entonces, nosotros podemos hacer
Que no te vemos
Y seguir andando sin echar vistazos
A los costados.
Podemos no ver que estás ahí tirado,
Suicidándote cada día,
No porque no sepas hacer otra cosa
Sino porque no le encontrás el sentido
A hacer otras cosas
Ni siquiera le encontrás sentido
A lo que estás haciendo
Pero eso no te importa.
Porque a nadie le importa,
Aunque se les seque la boca
Hablando de vos.

A quién engañan…
Nunca les importaste
Si sólo sos
un fantasma vagabundo
Buscando ser amado.

Quién pudiera

Quién pudiera conocer los secretos de la noche... El sol desaparece y los aromas dormidos renacen.
Bajo esas gotas de rocío se nos vienen palabras y pensamientos que en otros momentos prefieren guardarse
Como si las estrellas se ofrecieran a ser testigos de esa locura nocturna, dejamos ir palabras irracionales que no estamos tan seguros de querer decir, pero que salen así, sin más...
Y cuando muere el hechizo maldecimos por ese libertinaje de palabras que descubre caprichosamente el manto de aquel rinconcito oscuro de nuestras almas...

La Sembradora

De imposibles

Flotar